jueves, 15 de abril de 2010

¿Pero y en qué quedamos?


Desde su propio título, este blog intenta recordar a sus pocos y dispersos lectores que, en la era de los medios masivos de comunicación, la "realidad" es una construcción. Obviamente, con un determinado fin: es utópico pensar en la existencia de un "destino" o "casualidad" , porque en cuestiones de comunicación y, principalmente, sobre asuntos políticos o económicos, solo existe la causalidad. Lo que se publica, siempre tiene un motivo de fondo.

Acerca de la construcción de la realidad, las causas de las notas y la intencionalidad política, leemos hoy dos artículos publicados en Infobae y en Crítica sobre la Asignación Universal por Hijos (AUPH). En el primero, tomado del siempreimitadojamásigualado Ambito Financiero, se hace mención a que culpa del mencionado subsidio faltan peones de campo para trabajo temporario.  En el segundo, se dice que "culpa de la inflación"  el beneficio  para padres desocupados rinde menos que un Plan Jefes de Hogar en el año 2003.

¿Qué decir de esto? Bueno, primero que nada, que hay intereses por defender. En el caso de Infobae, no se hace ni una mención al mísero salario que le pagan a ese pobre tipo que tiene que trabajar a destajo cosechando algo. Es decir ¿Y en cuánto negrean a los trabajadores si a estos les conviene cobrar un subsidio en vez de trabajar? ¿Será una consecuencia saludable de la AUPH levantar los salarios más bajos y de los trabajadores en peores condiciones? Más allá de notas saludables leídas últimamente, "InfoDani" nos recuerda que nació con las manos bastante peludas. Y todavía no se hizo la depilación definitiva...

Pero la cosa entra en contradicción si miramos lo que publica "Crítica", al decir que la AUPH rinde menos que el Plan Jefes y Jefas en el 2003. Con ganas de tirar bosta amparándose en cualquier cosa, el pasquín de Mata publica interpretaciones de estudios, algunos serios y otros no tanto, pero esquiva el bulto de cuestiones centrales alrededor del subsidio. 

Por ejemplo: menciona que el gasto social total del Estado es menor al que se hacía en 2002, pero no compara la situación socio-económica actual con la de entonces. ¿Qué sentido tiene decir "es menor el porcentaje del presupuesto ahora" si el contexto es completamente diferente? ¿Cuántas son realmente las familias tipo alcanzadas por la AUPH, a las cuales les estaría rindiendo menos este subsidio que un Plan Jefes del "Cabezón"?  ¿Cual es el objetivo último que perseguía el plan Jefes y cual persigue la AUPH?

Si bien es innegable que existe un alza de precios, resulta demasiado bizarro imaginarse a los beneficiarios en el supermercado añorando el 2002.

En concreto, lo que hoy publican Crítica e Infobae no deja de ser más de lo mismo que venían diciendo: "achicar el gasto", por un lado, "incrementar subsidios licuados por la inflación", por el otro. Ejemplos claros de los intereses contrapuestos que, desde diciembre, vienen luchando por co-gobernar. Contradictorios como el "arco opositor" al que representan, no logran ponerse de acuerdo ni en qué criticar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada