jueves, 6 de agosto de 2009

Detalles

El Ministerio de Salud actualizó cifras de la gripe A en Argentina. Los medios se hicieron una fiesta. Primero, que estamos "segundos en el ranking" de cantidad de fallecidos. Después, que el 53% de los afectados no tenían ninguno de los denominados "factores de riesgo", que hacen a una persona más vulnerable al virus.


Ahora bien, pareciera que hay un empecinamiento en no querer vincular la noticia con el contexto y y la historia. Nadie habla de negar lo evidente, es decir, que "la gripe A está matando en la Argentina", como titularían los noticieros del mediodía. Pero sí de brindar información verificable respecto a lo que pasa en otros países ahora y lo que sucedió en el nuestro en inviernos pasados.


Previo a que la Organización Mundial de la Salud determinara que no es necesario contar los casos positivos, solo en Gran Bretaña se habían registrado 10.000 casos positivos por Influenza A H1N1, algo así como tres veces más que en nuestro país hasta ese momento (14/07/09, parte 64 del Ministerio de Salud de la Nación). La diferencia está en que al norte se encuentran atravesando un cálido verano, mientras en el sur se trata de un duro invierno. Si la pandemia afecta a países desarrollados y otros no tanto, se debería tener en cuenta el detalle a la hora del análisis. Además, ¿Qué pasará cuando llegue el invierno boreal?


Por otro lado, ¿qué pasaba en otros inviernos? Según las últimas estadísticas consolidadas del Ministerio de Salud de la Nación, durante el 2007 (recordar: el invierno que nevó en Buenos Aires...) se registraron 18.000 muertes por neumonía y alrededor de 3.000 por gripe. ¿Hasta ahora no han muerto menos personas, entonces, si se trata de armar el ranking de mortalidad? Hagan sus apuestas: ¿tendremos o no en diciembre una tapa de Clarín con el título "al final este año murieron por gripe menos personas que antes"?


Sería más fácil y constructivo para la población que los datos contextuales acompañaran las notas sobre la pandemia. Esto, claro está, si lo que se busca es informar a la población. Pero si lo que queremos es tener una audiencia cautiva y paranoica, permanentemente mirando TV a la espera del fin del mundo, sería recomendable seguir haciendo las cosas como hasta ahora. Al fin de cuentas, la ética es un detalle de las profesiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada